Entre la literatura marina, la viajera y el cine negro

Corto Maltés

Corto Maltés.
Corto Maltés.

Las aventuras de Corto Maltés recogen las andanzas cosmopolitas de un marino de largas patillas, rostro joven pero curtido y ética revolucionaria, con un sentido muy equilibrado de la justicia. Corto tiene mucho de anarquista con tendencias sociales igualitarias, dicen sus cronistas. Lo cierto es que su alma noble, su arriesgado vitalismo y su caballerosidad -exenta de todo machismo- con las mujeres, le han hecho sumamente popular y querido entre un público ávido de lances. Sin olvidar el dato de que un porcentaje, superior a la mitad, de sus incondicionales, es de sexo femenino. Hoy, sus exóticas aventuras, situadas entre la literatura marina, la viajera y el cine negro, atraen a millones de seguidores de todo el orbe.

El personaje
Decía Hugo Pratt, su creador, que, de llevarlo al cine, sólo dos directores serían capaces de captar el alma de su Corto Maltés: uno era Spielberg y el otro Ridley Scott. Y para encarnarlo como actor, no lo tenía tan claro, aunque quizá Keith Carradine lo hubiera logrado, según Pratt. La sobriedad, el cosmopolitismo y un sentido ético algo sombrío, son características básicas de este personaje de tinta china que a tantos lectores apasiona.

Nacido el 17 de julio de 1887 en La Valeta (Malta), Corto es hijo de un marino británico y una gitana sevillana y pasa su infancia en Córdoba, donde se nutre de las culturas que esa ciudad funde. Sus aventuras más significativas comienzan cronológicamente en los principios del siglo XX y se extienden, situándose en varias décadas de ese siglo, por continentes varios y países muy diversos, entroncando la ficción con acontecimientos históricos reales y con personajes y momentos literarios también muy conocidos. Otra de las características innatas del maltés es su gran respeto por todas las culturas, algo que en muchos cómics de la misma época era más difícil de encontrar.

Con su inevitable vestimenta de marino.
Con su inevitable vestimenta de marino.

El estilo gráfico
El dibujo de Hugo Pratt es tan sobrio como el propio personaje del maltés. Con un trazo simplificado resume las formas de un modo escueto pero eficaz. Luego, resuelve el clima de misterio o aventura con grandes contrastes de mancha, jugando con la luz de enormes espacios claros y empapando de sugerencias los oscuros y negros. Muchas veces son pura y simple silueta. La síntesis de sus figuras y horizontes recuerda vagamente a los de las figuras y espacios del arte japonés. El color es utilizado también con suma delicadeza. En todas las viñetas hay un cuidado equilibrio de masas y encuadres. Y el trazo, a veces, parece salirse de la mera plumilla para buscar calidades de caña cortada en bisel, como los viejos maestros orientales. En más de una ocasión, Pratt declaró su admiración por Milton Caniff, por lo que no es raro encontrar también influencias suyas en su obra.

Las historias, los otros personajes
Las historias de Corto Maltés son un claroscuro conglomerado de relatos marineros, repletos de acción y razonable dinamismo, donde la sorpresa se alía con la reflexión y un cierto sentido ético, entendido al modo libertario. En ellos aparecen numerosos antihéroes y el personaje principal es, por ello, mucho más creíble y real que otros clásicos protagonistas de tebeo y cine.

Hay en las obras de Hugo Pratt cuantiosos guiños y conexiones directas con la literatura de aventuras y con personajes históricos reales, que hacen la narración amena y la dotan de visos realistas. Así, como ejemplo, podemos encontrarnos en las viñetas tipos tales como Jack London, Rasputín, Herman Hesse o Freud.

Hugo Pratt.
Hugo Pratt.

El autor
El padre del maltés, Hugo Pratt, nació cerca de Rímini (Italia), en 1927, aunque él se consideraba siempre veneciano por haber pasado en esta ciudad su infancia. Murió en Pully, próximo a Lausanne (Suiza), en agosto de 1995, victima de un cáncer intestinal.

Su vida transcurrió por Italia, Etiopia, Argentina, México, Londres, Brasil, Paris, etc., con diversos matrimonios y dedicaciones editoriales muy diversas. Realizó otros varios personajes de historieta. Sin embargo, su éxito más notable lo consiguió siempre con el de Corto Maltés, al que debe la mayor parte de su patrimonio personal. Pratt ha creado una autentica escuela mundial, tanto en la forma como en los contenidos de sus historias y aún hoy sigue influyendo y siendo imitado, según la opinión de los más prestigiosos eruditos y estudiosos del cómic internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *